Monday, September 10, 2007

Mi encuentro con Pavarotti



“Recuerdo ahora mi pasada visita a México, y creo que no hay manera mejor de regresar a este país... que a través de un concierto como el de esta noche. Muchas, muchísimas gracias”. Así se dirigía el tenor italiano Luciano Pavarotti al público regiomontano al abrirse el telón. Esa fue su única presentación en esta ciudad y ocurrió en noviembre de 1990. Esa noche, hoy memorable, el auditorio Luis Elizondo lució un lleno absoluto y un Pavarotti esforzado, virtuoso y bañado en sudor cantó fragmentos de “Turandot” y “Don Pasquale”. Esa noche la gente aplaudió, y mucho. Los regios aplaudieron la dirección de Magiera, la flauta de Griminelli y sobre todo la voz de Pavarotti, que hoy ya descansa en paz.


Pero aunque admiro su voz, su calidad humana y su esfuerzo por acercarnos a la opera, mi encuentro con Pavarotti no ocurrio en el Teatro sino en un super mercado! Si, en un super mercado!!!! y es para para mi hermana y para mi una inolvidable experiencia, cada vez que la recordamos ...
Una tarde de noviembre del `90 mi hermana y yo nos dirijimos a dicho centro comercial para comprar algo para comer, al final nos decidimos por pollo "Kentucky" y al salir con nuestras cajitas en mano, vimos en el estacionamiento del super tres autos con vidrios polarizados y placas de Texas, y algunos hombres trajeados comunicandose por radios....
Curiosas como somos nos acercamos para ver quien era la persona del carro y nuestra sorpresa fue mayuscula al ver sentado en el asiento delantero de copiloto a Luciano Pavarotti!!! Tìmidamente nos acercamos y el sonrio y asintio con su cara pensando que le pediamos un autografo, nosotras incredulas nos acercamos y arrancamos la tapa de la caja del pollo y ahi mismo nos regalo su firma, y su sonrisa.... Poco a poco comenzo a acercarse gente y llegaron fotografos de un periodico cercano al lugar y a los minutos salio un hombre trajeado con bolsas del super y subio al auto y se alejaron del lugar... A los dias leiamos en el periòdico que el tenia tido un piso del hotel donde se hospedaba porque instalaban una cocina ya que a el le gustaba cocinar su comida... Siempre guardo esta anecdota curiosa e increible porque fue un momento unico e irrepetible y nos dio la oportunidad de conocer aunque fuera por unos instantes a un ser maravilloso! Es una pena que no tuvieramos una càmara para guardar la foto, pero tenemos su autografo y el recuerdo de haberlo conocido e intercambiar unas palabras y una sonrisa ...

DESCANSA EN PAZ!

5 comments:

Jacqueline said...

qué triste... se lo estuvimos enseñando a las niñas en youtube...

mamasita said...

wow, que encuentro!! si que triste, aun muy joven, que gran talento

Ross said...

Tony que suerte, ese autógrafo lo tiene que pasar de generaciones en generaciones,,,

Me quede loca de la cantidad de personas que participaron en el funeral...Bueno el no se merecía menos Dios lo guarde en sus gloria.

Tartufa said...

Efectivamente una gran perdida pero como dicen los grandes no se van, se quedanp ara siempre...
Abrazos,
Toni

JENNY said...

Es un buen recuerdo.. sobre todo ahora que ya no está!

Cercano y admirable!

No habrá otro como él!

Un beso!